Presentacion del Instituto
Información Institucional - Historia - Objetivos - Autoridades
Actividades del Instituto
Artículos de Interes
Galería de Fotos
Información de Contactos
Contactenos por Email

 

 

 

¿FUE SAN PABLO ARREBATADO AL CIELO?

Por Ariel Álvarez Valdés*


La campaña de descrédito
Una sola vez en su vida contó san Pablo que tuvo una experiencia mística sobrenatural, en que fue “arrebatado al cielo”. Le ocurrió durante su vida apostólica, y los detalles están en la segunda carta que escribió a los corintios (2 Cor 12,2-4). Sin embargo, Pablo no parece contarla gustosamente sino más bien obligado por ciertas circunstancias.
¿Por qué razón? ¿Qué llevó a san Pablo a silenciar aquel misterioso éxtasis, que lo llevó hasta el tercer cielo y le hizo ver cosas insólitas, pero que nunca quiso contar a nadie?
Para entenderlo, debemos tener en cuenta los sucesos que llevaron a Pablo a escribir esa carta.
Era el otoño del año 54. El apóstol se hallaba en la ciudad de Éfeso (actual Turquía), predicando y tratando de afianzar la comunidad cristiana recientemente fundada en la ciudad. Mientras evangelizaba, le llegaron noticias de los graves desórdenes que estaban ocurriendo en Corinto. ¿Qué había pasado? Después de que Pablo se había marchado de allí para dirigirse a Éfeso, habían llegado detrás de él unos misioneros cristianos que, aprovechando la ausencia de Pablo, se instalaron en la ciudad y se pusieron a enseñar.
Básicamente, la prédica de estos misioneros era la misma que la de Pablo. No criticaban su doctrina, ni sus ideas, ni su enfoque religioso. Directamente lo criticaban a él. Cuestionaban su derecho a ser apóstol y su autoridad para predicar.

Dos formas de predicar
¿Qué defecto le veían estos misioneros a Pablo? Según lo que deducimos de su carta, aquellos misioneros itinerantes pertenecían a la categoría de los “iluminados”, es decir, basaban la autoridad de su apostolado en experiencias místicas y extáticas. Mientras Pablo predicaba a Cristo crucificado (1 Cor 2,2), los misioneros decían que Cristo ya no estaba crucificado; estaba en el cielo, en su gloria; por lo tanto, había que dejar de mirar al pasado y escuchar al Cristo del presente, vivo, que hablaba desde el cielo. Mientras Pablo basaba su mensaje en el Evangelio, los misioneros tomaban su mensaje de revelaciones privadas que decían recibir mediante éxtasis e inspiraciones.
Se trataba, pues, de dos modelos distintos de apostolado y de predicación. Uno, el de Pablo, basado en la teología de la cruz, es decir, en la muerte y resurrección de Jesús como ejemplo a seguir para salvar el mundo. El otro, el de los nuevos evangelizadores, basado en señales divinas obtenidas a través de experiencias y visiones celestiales. Éstos se sentían, así, superiores a Pablo, que sólo predicaba mensajes terrenos. Por eso se creían “superapóstoles”, como burlonamente los llama Pablo en su carta (2 Cor 11,5; 12,11).
Los misioneros intrusos acusaban, pues, a Pablo de no guiar a la comunidad hacia el Cristo glorioso, sino hacia el Cristo sufriente. Y decían: ¿acaso no ha triunfado ya Cristo sobre la cruz? ¿Para qué seguir recordando el pasado? Ésa era una actitud retrógrada. Cristo ahora está glorificado, y sólo mediante el contacto con su Espíritu se puede llegar hasta él. Para los misioneros, la doctrina de Pablo era imperfecta porque él no tenía experiencias místicas. Por eso la evangelización que él había hecho en Corinto necesitaba ser completada con el mensaje del Espíritu que ellos traían (2 Cor 10,2).

Un secreto bien guardado
Los corintios, que eran de cultura griega, se sintieron atraídos por esta nueva prédica basada en fenómenos sobrenaturales, y les abrieron las puertas a los recién llegados (2 Cor 11,4). Aceptaron gustosos su mensaje, y hasta despreciaron y ofendieron a Pablo (2 Cor 2,5; 7,12).
Ante esta situación Pablo se sintió herido, y decidió escribir una carta a la comunidad en duros términos, quizás la carta más ruda que haya escrito jamás, y que hoy se encuentra en 2 Cor 10-13. En ella, a los predicadores que discutían su título de apóstol y su Evangelio los trata de enanos ridículos que se creen gigantes (10,12-14), de mensajeros de Satanás disfrazados (11,14-15), de locos (11,19), y de ladrones presumidos que desprecian a los demás (11,20).
Pero lo más importante de la carta es que, en medio de esa catarata de críticas y diatribas, Pablo ofrece sus reflexiones sobre lo que es para él el ministerio apostólico. Con un discurso excepcional, y mostrando sus grandes dotes retóricas, expone en forma lúcida y magistral la teología de la cruz. Si los superapóstoles presumen de sus experiencias místicas, Pablo presume de sus debilidades y de su sufrimiento por amor a las Iglesias. Por eso, en una lista conmovedora, enumera todos los padecimientos que le han tocado vivir por predicar el Evangelio; ahí es donde él demuestra que es realmente apóstol (11,21-33).
Al final, para que los misioneros vean que a él no le falta nada de lo que ellos se jactan, narra también una experiencia mística que tuvo, y que nunca antes había querido contar.

Nunca supo cómo fue
Analicemos ahora lo que Pablo cuenta de esa experiencia. Comienza diciendo: “Sé de un hombre en Cristo, que hace catorce años - si dentro del cuerpo o fuera del cuerpo, no lo sé, Dios lo sabe - fue arrebatado hasta el tercer cielo” (12,2).
Con un lenguaje misterioso, empieza el relato de su viaje al cielo. Dice que ocurrió “hace catorce años”, es decir, alrededor del año 40; por lo tanto, cuando se encontraba trabajando en la ciudad de Antioquia (Siria), su primer destino como evangelizador.
Si bien Pablo parece hablar de otra persona (“sé de un hombre”), en 12,7 aclara que se refiere a él. ¿Por qué entonces cuenta su vivencia en tercera persona? Es una manera de tomar distancia entre lo que él es como predicador, y las visiones que recibió ese día, y que no lo marcaron para nada. Quiere mostrar que su ministerio no está fundado en esa clase de experiencias, que para los misioneros eran tan importantes. Es como si quisiera decir que quien vivió ese fenómeno ultraterreno no es Pablo el apóstol, sino Pablo el extático, de quien él sabe diferenciarse.
Luego afirma que no sabe si su viaje fue “dentro del cuerpo o fuera del cuerpo”. Según la literatura antigua, los viajes al cielo podían ser de dos modos: de una manera corporal (en la que toda la persona era transportada al cielo) o, mejor aún, de una manera espiritual (en la que sólo el alma ascendía al otro mundo). Mientras los adversarios de Pablo contaban con detalle sus experiencias extáticas, probablemente fuera del cuerpo, Pablo dice que él ni siquiera sabe cómo fue la suya, mostrando un total desinterés por los detalles de este tipo de revelaciones.

Con entrada al Paraíso
A continuación dice que su viaje espiritual llegó “hasta el tercer cielo”. En la creencia popular judía existían tres cielos, uno encima de otro. El primero era el de las nubes, la lluvia y los fenómenos atmosféricos. El segundo era el del sol, la luna y las estrellas. Y el tercero, el cielo superior y supremo, donde estaba el trono de Dios, con todos sus ángeles. Pablo confiesa haber llegado hasta ese cielo.
Pero añade algo más: “Y sé que ese hombre - si dentro del cuerpo o fuera del cuerpo, no lo sé, Dios lo sabe - fue arrebatado al Paraíso” (12,3-4a). Es algo asombroso lo que afirma aquí. En esa época se creía que, después del pecado de Adán y Eva, el Paraíso Terrenal había sido llevado de este mundo hasta el tercer cielo, junto al mismo Dios, donde se convirtió en la futura morada eterna de los santos y justos que morían (Lc 23,43). Pues bien, el viaje sideral de Pablo lo llevó hasta el lugar más sagrado del cielo, donde habita el mismo Dios, en compañía de todos los justos de la historia. ¡Qué de cosas habría visto Pablo allí! ¡Cuántos conocimientos habría adquirido, contemplando ese ambiente divino extraordinario!
En este punto, los lectores de la carta habrán contenido el aliento ante lo que estaba por contar Pablo.

Escapar de una falsa grandeza
Sin embargo, para desilusión de todos, Pablo dice a continuación que allí sólo “oyó palabras inefables, que el hombre no puede pronunciar” (12,4b). O sea, Pablo no vio nada. No contempló ninguna geografía celestial, ni seres angélicos, ni el radiante trono de Dios, ni los destellos de su gloria divina. Sólo escuchó cosas, que para colmo era incapaz de explicar. Qué diferencia con sus adversarios. Mientras éstos alardeaban con los detalles de sus visiones, Pablo no da a ellas ninguna importancia. Contar aquí algún mensaje sobrenatural habría aumentado enormemente su fama y su grandeza de apóstol y predicador. Pero Pablo no refiere ni una sola palabra. Con su modesto silencio se perdió la gran oportunidad de aplastar a sus oponentes, y de ganarse la admiración eterna de los corintios.
Aquí Pablo da por terminado el relato de sus revelaciones privadas. No dice ni cómo bajó del cielo, ni cómo despertó, ni sus sensaciones después del viaje.

El éxtasis y la agonía
Para los adversarios de Pablo, las visiones eran su mayor motivo de alabanza, y se enorgullecían de recibirlas. Pero el apóstol escribe a continuación: “De ese hombre me alabaré. Pero de mí, sólo me alabaré en mis debilidades. Si quisiera alabarme no haría mal, porque diría la verdad; pero no quiero hacerlo, para que nadie piense que soy más de lo que aparento o de lo que digo” (12,5-6).
Pablo demuestra una humildad increíble, y una lucidez extraordinaria. Ha podido participar de la exaltación suprema de un vidente como ningún otro hombre, y sin embargo para él no significa nada. Ha sido favorecido con una gracia asombrosa, pero no la considera motivo de gloria. Y la razón que da es porque no quiere que nadie se forme de él una idea superior sólo porque tuvo visiones, cuando la verdadera superioridad del cristiano está en el amor al prójimo y en el servicio a los demás, no en recibir revelaciones (12,12).
Pero la parte más importante de su relato, y a la que Pablo le interesaba llegar, es la que sigue inmediatamente. Constituye el centro de todo, y la clave para comprender la visión que ha contado de su viaje celestial. Dice: “Y para que no me vuelva orgulloso por la abundancia de las revelaciones, he recibido un aguijón en mi carne, un ángel de Satanás que me abofetea, para que no me engrandezca demasiado” (12,7).
Vemos que, para Pablo, más importante que su arrebato místico es esta otra revelación que recibió. Sostiene que un ángel de Satanás lo hiere constantemente con un aguijón, para que no se vuelva orgulloso y presumido. ¿Qué es este aguijón? Se trata posiblemente de una enfermedad que Pablo padeciera durante su actividad misionera, que limitaba sus fuerzas, y por ello le impedía ser vanidoso.

La triple oración
Con sencillez confiesa: “Tres veces pedí al Señor que me lo quitara”. Se ve que Pablo debió de haber sufrido mucho con su enfermedad, porque afirma que tres veces (un número simbólico que significa muchas veces) suplicó a Jesús para que lo librara de ese terrible sufrimiento. Pero dos veces no obtuvo contestación. Sólo a la tercera recibió respuesta. Y fue la gran revelación que cambiará su vida: “Él (Jesús) me respondió: «Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad». Por eso, con mucho gusto seguiré alabándome sobre todo en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo” (12,8-9).
Éste fue el gran descubrimiento de Pablo, que no lo logró mediante una revelación en éxtasis, o en visiones místicas, sino en una revelación encontrada en el sufrimiento de su vida diaria, iluminada por el mensaje de la cruz que él predicaba. Allí comprendió el sentido de su enfermedad: ésta era un medio para que mostrara la fortaleza y el poder de Dios, como había sucedido con el mismo Jesús, que en la debilidad del Calvario había mostrado el poder divino.
Es decir, para Pablo es una tontería alabarse o creerse superior por recibir revelaciones. Dios no se manifiesta así. Se manifiesta en el Evangelio de la cruz, que nos ayuda a dar amor en medio de nuestro dolor. El verdadero apóstol no es el que recibe revelaciones sino el que demuestra más amor a las comunidades, mediante su entrega y su servicio.

La tontería de jactarse
Termina Pablo su breve confesión de revelaciones con una frase estremecedora: “Por eso me alegro en las debilidades, en los insultos, en las necesidades, en las persecuciones, y en las angustias sufridas por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte” (12,10).
Estas palabras constituyen, sin duda, una humillante bofetada a la pretensión de los misioneros intrusos de Corinto. Ellos basaban su prédica en mensajes que recibían con videncias y fenómenos místicos, exacerbando la curiosidad de los creyentes cristianos que los escuchaban. Así aseguraban que sus enseñanzas procedían directamente del Cristo que está en la gloria. Pablo, en cambio, dice que es el Cristo de la cruz el que revela la verdadera fuerza del hombre, el verdadero poder, porque sólo Él con su testimonio es capaz de volver fuerte cualquier angustia humana.
Pablo contrapone el éxtasis que contagia y lleva a desentenderse del mundo, con el mensaje evangélico que lleva a la fe (Flp 1,27), que transforma el mundo (Rm 8,22), que transmite vida (1 Cor 4,15) y conduce a la salvación (1 Cor 15,1). Por eso cuenta el “fracaso de su viaje al cielo”. Porque para el apóstol no hay ninguna otra revelación con contenido propio, fuera del Evangelio.

Volver al Evangelio
¿Fue ésta la única revelación privada que tuvo Pablo? Ciertamente que no. Debió de tener muchas, porque a los corintios les habla de sus “visiones y revelaciones” en plural (2 Cor 12,1), y también de “la abundancia de las revelaciones” que recibió (12,7). Igualmente los Hechos de los Apóstoles, si bien no son una crónica histórica de su vida, se hacen eco de esta faceta suya, al contarnos seis experiencias sobrenaturales de Pablo (Hch 9,3-9; 16,9; 18,9-10; 22,17-21; 23,11; 27,23-24). Sin embargo, él siempre las mantuvo en secreto, guardadas en la intimidad con Dios (1 Cor 14,13-19). Sabía lo peligroso que era basar una predicación en experiencias sobrenaturales o en visiones místicas: en definitiva, era predicarse a uno mismo.
Por eso sólo una sola vez, sabiendo que era algo “inútil” para su predicación (12,1), y sólo porque se vio obligado, divulgó Pablo sus vivencias interiores a un grupo de creyentes. De no haber sido por las circunstancias quizás nunca las habría contado, porque se trataba de revelaciones personales, sobre las que no está fundada la Iglesia, ni puede ésta edificarse. La predicación paulina tenía como único fundamento el Evangelio de la cruz y el camino del amor.
Hoy hay muchas manifestaciones religiosas basadas en revelaciones y visiones privadas: devociones, novenas, celebraciones, libros, folletos y hasta películas se inspiran en experiencias personales de videntes y místicos, a veces alejadas y hasta contrarias al Evangelio de Jesucristo. Muchos de estos videntes ni siquiera tuvieron la delicadeza de Pablo, de esperar catorce años antes de salir a divulgarlas, urgidos como estaban por ventilar sus proezas de iluminados.
Si bien la devoción de algunas de estas manifestaciones místicas fue aprobada por la Iglesia (como en el caso del Sagrado Corazón, Lourdes o Fátima), muchas otras son abiertamente contrarias al Evangelio. Ojalá aprendamos a tomar distancia de éstas, y volvamos a centrar nuestra fe sólo en Jesucristo, como nos enseñó firmemente Pablo, purificando así las prácticas que nos alejan de Él. Porque como el mismo apóstol afirma: “Si yo mismo, o un ángel del cielo, les anuncia un Evangelio distinto al que hemos predicado nosotros, ¡caiga sobre él una maldición!” (Gal 1,8).

* Sacerdote, Doctor en Teología Bíblica, Profesor de Teología en la Universidad Católica de Santiago del Estero (Argentina)

| Presentación | Institucional | Actividades | Artículos | Fotos | Contactos | Email |

3 de Febrero 143 - Santiago del Estero - Argentina - Tel/Fax +54 385 424 1285 - Email icf@ucse.edu.ar

 

 


Contador de Visitas